Equilibrio y control postural y corporal

La postura es el elemento con el que nos ponemos en contacto con el mundo, pero sobre todo, con los demás. Tener una buena postura por tanto, tiene un impacto muy positivo a nivel emocional.

Por otro lado, una mala postura normalmente está está reflejando problemas a nivel interno o dificultades para relacionarnos con los demás.

Sin embargo, la postura va mucho más allá que todo esto. La postura es la base de todo el movimiento, y si no tenemos una base adecuada, cualquier movimiento va a generar un estrés en el organismo que, con el tiempo, puede dar lugar a diferentes lesiones.

¿Por qué es importante una buena postura y un adecuado control corporal?

Una postura adecuada nos garantiza relacionarnos de manera saludable con la gravedad. Hoy en día vivimos peleados con la gravedad. El estilo de vida sedentario que tenemos ha propiciado la aparición de alteraciones y compensaciones que se ven reflejadas en una mala postura. Si no tenemos una buena postura, la gravedad no viaja a través del cuerpo como debería y este, es uno de los motivos por lo que aparecen los tan comunes dolores cervicales o de espalda. Esto es así ya que, generalmente, las mayores alteraciones de la postura se pueden apreciar en la columna, pero lo mismo pasa si tenemos alteraciones de la postura en otras zonas del cuerpo.

El control postural por su parte hace referencia a como nuestra postura responde en condiciones de movimiento. En primer lugar, para garantizar que este control postural sea correcto, necesitamos tener una buena postura de manera estática. De lo contrario, todas las descompensaciones que se pueden apreciar cuando estamos parados, van a manifestarse en movimiento, pero en este caso con un efecto negativo multiplicador.

En resumen, una postura modificada o alterada, a largo plazo puede conllevar problemas a varios niveles:

  • Musculares y articulares
  • Desequilibrios viscerales ( digestivos, renales, circulatorios…)
  • Disfunciones visuales
  • Problemas en los pies
  • Dificultad en el equilibrio, caídas
  • Problemas emocionales y de personalidad
  • Problemas dentales
  • Desarreglos cognitivos ( sobretodo en niños)

¿Cómo se trabaja la postura y el control corporal?

Hoy en día relacionamos una postura correcta con esfuerzo. Es decir, un esfuerzo consciente por mantener una determinada posición estática (generalmente la típica postura de hombros hacia detrás y pecho fuera). Esto le da un matiz negativo al trabajo de la postura, pues se piensa que se requiere un esfuerzo activo constante. Tengo que decirte que esto no es del todo correcto.

Lo impresionante es que una buena postura no cansa. De hecho, es la manera más eficiente para relacionarnos con la gravedad y el medio. Una buena postura no requiere de esfuerzo y las personas en que se puede apreciar esta adecuada postura se muestran relajados. Por lo tanto, si «tu postura correcta» se basa en fatigar todos tus músculos para conseguir una posición, lo más probable es que tu postura en realidad no sea la óptima.

Dicho esto, en el proceso de mejorar nuestra postura, y sobre todo al principio, será necesario poner un esfuerzo consciente, pero simplemente porque nuestro cuerpo tenderá a irse hacia lo conocido, pese a las modificaciones estructurales que estemos realizando.

1. Evaluación inicial de la postura

En primer lugar es necesaria una valoración exhaustiva de tu postura en estático. Como he comentado, de nada sirve pararnos a corregir como te mueves si debajo tenemos una postura potencialmente lesiva. Primero debemos corregir la base y después muchas de las compensaciones en el movimiento desaparecerán solas.

Se realizará una evaluación de tu postura en los diferentes planos de la que se extraerá una valoración de las compensaciones que están presentes en tu cuerpo y a partir de ahí se trazará un plan de acción para tratar de corregir estos desequilibrios.

2. Modificación de la postura

En esta segunda fase se tratarán de modificar la estructuras de tu cuerpo. Para ello nos centraremos en la fascia, que para que lo entiendas, es el tejido que no solo envuelve, sino que conecta todas las estructuras de nuestro organismo. ¿Y cómo trabajamos la fascia? Pues mediante liberación miofascial.

La liberación miofascial no es un masaje. Es una técnica que consiste en aplicar presión sobre diferentes puntos para así tratar de liberar las zonas donde se han producido adherencias de la fascia (lo que se denomina erróneamente contractura muscular, no es otra cosa que una zona donde la fascia tiene adherencias y no se puede mover como debería). Al liberar estas zonas, poco a poco vamos consiguiendo que el cuerpo vuelva a recuperar su posición natural.

3. Trabajo consciente de integración

Tras haber liberado ciertas zonas es importante realizar un trabajo de conciencia corporal para tratar de «hacer nuestras» esas nuevas posiciones. Esto se realizará mediante diferentes posturas o ejercicios con una carácter bastante estático y siempre acompañados de una correcta respiración diafragmática.

La otra vertiente de este trabajo es tratar de ir pensando un poco más en la postura en el día a día, para así terminar de integrar esta nueva posición adquirida.

4. Control y equilibrio corporal

Una vez tenemos unas bases adecuadas, es decir, una correcta postura que garantice la seguridad a largo plazo en el resto de movimiento y actividades, es importante empezar a trasladar esa correcta postura estática a una correcta postura dinámica. Para ello haremos hincapié en el aprendizaje de los diferentes patrones básicos de movimiento. Estos son los gestos que necesitamos dominar para cualquier actividad del día a día o deportiva:

  • Sentadilla
  • Bisagra de cadera (la capacidad de flexionarse desde las caderas sin doblar la espalda)
  • Zancada o lunge
  • Tracción de objetos
  • Empuje de objetos
  • Transporte de objetos

Por último, aprenderemos a dominar dos de los pilares fundamentales de cualquier movimiento: Una correcta respiración diafragmática y una adecuada presión intraabdominal. Ambas van a garantizar la estabilidad no solo de la columna, sino de todas las estructuras del cuerpo.

Contacta y solicita información